Despedimos a un ser excepcional

despedimos-a-un-ser-excepcional

Reinaldo traspasó en su accionar los linderos del dirigente político, con aportes en el Derecho, la Cátedra y labor legislativa, destaca Monchy Fadul

José Ramón (Monchy) Fadul, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ponderó el legado que deja Reinaldo Pared Pérez a esa organización política, en la que estuvo presente en todos los momentos difíciles y victoriosos.

Tristemente compungido Monchy Fadul presentó los aportes de Pared Pérez como dirigente político, regidor, congresista, y valoró las cualidades que le adornaban como ser humano, hijo, esposo.

Dijo que el legado del Secretario General Ad-Vitam del PLD no solo deja un trabajo partidario sino al pueblo dominicano traspasando los linderos político partidista y extendiéndose al campo profesional.

Definió a Reinaldo como un ser excepcional, con cualidades y virtudes que no adorna a muchos hombres. “Hombre sin resentimientos, leal, amigo del amigo, tenía como uno de sus dones más preciados, o el más preciado, el respeto a la su dignidad y las de los demás”.

Relató que el expresidente del Senado de la República tuvo una larga vida no solo en el campo de la política, sino en el aspecto profesional como abogado destacado, que ejerció en la oficina del doctor Ramón Tapia Espinal.

Recordó que el doctor Pared Pérez se inició como profesional del Derecho en esa prestigiosa oficina de abogados en 1984 y salió en el 2002, destacando su intensa labor como abogado y su capacidad en términos legales. “Reinaldo no era un abogado cualquiera, fue brillante, un intérprete cabal de leyes y normas jurídicas”.

Asimismo refirió que Pared Pérez fue catedrático en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), donde tuvo muchos alumnos que hoy son profesionales y que lo recuerdan con agrado.

Monchy Fadul narró que Reinaldo Pared Pérez se inició en la política atraído por el profesor Juan Bosch, esa egregia figura que siempre llevó en su corazón y en su memoria. “En todas sus intervenciones nunca dejaba de mencionarlo y decía que el respeto a la dignidad lo aprendió del Maestro”.

Reseñó que comenzó en el Partido de la Liberación como miembro de un comité de base y de ahí pasó a la dirección media, convirtiéndose más tarde en secretario general y luego al Comité Central y después al Comité Político.

“En el 2001 se convirtió en secretario general del Partido de la Liberación Dominicana donde le tocó estar en los procesos electorales más exitosos de este partido, 2004, 2008, 2012 y 2016”, apuntó.

Resaltó que Reinaldo fue un hombre de carácter frontal, firme en sus convicciones y que nunca transigió en sus principios. “Era un caballero en la política, en la disidencia nadie puede decir que Reinaldo lo tocó personalmente”.

Fadul ponderó también la labor del exsecretario general del PLD como regidor del Distrito Nacional y vocero del bloque de regidores del Partido de la Liberación Dominicana, diputado, senador en la Capital y presidente del Senado.

Dijo que fue un hombre consagrado a su familia. Adoraba su familia, recuerdo siempre que Carlitos llegaba a la presidencia del Senado, le decía –manito cómo tú estás. Una esposa a la que adoró plenamente y así lo manifestaba”.

Al finalizar sus palabras ante el ataúd con los restos mortales de Pared Pérez, Monchy Fadul completamente conmovido expresó “yo no sé si decirle adiós o hasta siempre, pero si quiero rememorar un pensamiento del profesor Juan Bosch que dice: -nadie muere de manera definitiva si el recuerdo queda en la memoria de alguien en el mundo- Reinaldo no va a morir, lo vamos a tener presente por su legado”.

 

Compartir