Charityn, quien actúa en “Broche de oro: Comienzos”, que se estrena hoy, asegura que nunca fue víctima de acoso.

 

Charityn Goico es una de las artistas dominicanas más versátiles. Con una carrera de casi cinco décadas ha hecho prácticamente de todo y aún no tiene planes de detenerse. Es por esto que luego del receso que se tomó luego de la muerte de su esposo, el productor puertorriqueño Elín Ortiz en 2016, está de vuelta y con las ganas de trabajar que siempre muestra.

Desde hoy se puede disfrutar en la pantalla grande de la película “Broche de Oro: Comienzos”, que ha dirigido Raúl Marchand Sánchez, una película protagonizada por gente de la tercera edad y que habla de las ganas de vivir, algo que siempre ha distinguido a “La rubia de América”. “Creo que me va a pasar como a Celia Cruz, que mientras tenga salud, voy a seguir mi trabajo que me encanta”, dice la artista nacida en El Seibo hace 68 años.

María del Rosario Goico Rodríguez, nombre real de Charityn, conversó con Listín Diario luego de la proyección de la mencionada película en las salas de Caribbean Cinemas de Downtown Center.

Con una carrera tan larga y en la que aparte de talento tiene belleza, asegura que nunca fue acosada sexualmente por nadie. “Si me hubiera pasado hubiera sido una infelicidad muy grande para mí, por la sensibilidad que tengo. Por eso apoyo tanto a las mujeres que han sufrido ese tipo de acoso”, comenta la artista.

Merecedora del Gran Soberano en 2007,  confiesa que lamenta no haber podido hacer el musical “Sweet Charity”, cuya versión en el cine protagonizó Shirley Mclaine. “Esas son cositas que se le quedan en el camino”, expresa Charityn, con el buen humor que siempre le ha caracterizado.

La película. “Broche de Oro: Comienzos” es una precuela de la película original que lleva el mismo nombre realizada en Puerto Rico en 2012, y que estuvo 32 semanas en los cines boricuas. Dirigido por Raúl Marchand Sánchez, quien a la vez fue su guionista y editor, el filme recoge los eventos de Rafael, Pablo y Anselmo, quienes se conocen en un hogar de ancianos y su amistad crece desde el humor y las ganas de vivir.