La ciudadanía siempre ha mantenido el reclamo de que aquellos negocios que sean clausurados vuelven abrir al público

 

Paredes húmedas, preservativos, bolsitas de polvo blanco en el suelo, y una joven que no alcanzaba la mayoría de edad sobre el colchón sin sábana, fueron parte de los escenarios que pudieron documentarse durante un recorrido a través de centros nocturnos del Gran Santo Domingo, en julio de este año.

Alrededor de 60 agentes del  programa de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) y de la Policía Nacional emprendieron un operativo junto a corresponsales del Listín Diario, que también iban uniformados, a modo de camuflaje.

El reportaje, publicado en este diario, generó diversas reacciones de la población, ya que muchos denunciaron que algunos establecimientos también fungían como puntos de drogas, algo que parecía ser ignorado por las autoridades.

Otras de las constantes quejas emitidas por los ciudadanos fueron las reaperturas de negocios que anteriormente habían sido clausurados por el COBA.

“Ellos siempre hacen un aparataje de que cierran esos negocios, y luego, cuando todo se enfría, tú ves esos mismos negocios con bocinas más grandes para que uno no duerma, y lo ves como si nada hubiera pasado”, era uno de los tantos comentarios que se escuchaban de la gente, a raíz del reportaje.

 Un “matadero”
Durante el trabajo investigativo, frente a la Avenida España, un negocio en particular dio la impresión de que no sería igual que los demás centros visitados de aquella noche.

Su fachada era horrible, los dibujos pegados en los ventanales eran fotos grandes de mujeres semidesnudas en poses vulgares.

Enfrente de la calle, había tres trabajadoras sexuales y una mujer vestida de manera descuidada que estaba de portera en el local.

Al ingresar al centro, las pocas personas que estaban, todas mujeres jóvenes, se espantaron y salieron. Una de ellas entró a una habitación y escondió “algo”. Los policías y agentes del COBA registraron. Había cuatro habitaciones, cada una con colchones viejos y rotos. En el piso había condones usados y a la vista de todos. Las paredes sucias y húmedas producto de alguna tubería rota.  Pero lo peor era el mal olor, una mezcla de droga, semen, sudor y cloaca.

Al parecer, esos aposentos eran el campo de trabajo de aquellas trabajadoras sexuales que pescan a clientes en los alrededores y los llevan allí para consumar de manera completa el acto.

Y si eso fuera poco, dos bolsitas de polvo blanco presumiblemente cocaína se encontraban escondidas en una de las alcobas. Al parecer, aquello era lo que había ocultado una de las jóvenes.

Pero para rematar, el administrador de ese “matadero” portaba un cuchillo “sevillana”, lo que valió el cierre de aquel antro, el cual continúa sin abrir sus puertas.


Autoridades. José Rafael Bueno, director del COBA, dijo en aquel momento que el Ministerio de Interior y Policía se encuentra trabajando en la elaboración de un reglamento que fortalezca el decreto sobre el control de bebidas alcohólicas.

Origen del COBA
El programa de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) fue creado en el año 2006 mediante el Decreto No. 308-06 durante el gobierno de Leonel Fernández Reyna (2004-2012).

El dispositivo prohíbe el expendio de bebidas alcohólicas en colmados, discotecas, bares, casinos y centros de diversión después de las 12 de la noche de domingo a jueves y a partir de las dos de la madrugada los sábados y domingos.

De igual manera, mediante el Decreto No. 309-06 también se prohíbe la importación de armas de fuego, partes y sus respectivas municiones para el comercio de particulares.

SANCIONES
Las autoridades del Programa de Control de Bebidas Alcohólicas evalúan y clasifican las faltas de los negocios en “leves y graves”.

Consideran leves el descontrol en el sonido, que no haya puerta de emergencia en el lugar y que se obstruyan las avenidas. Sin embargo, hallar un menor de edad en esos centros de bebidas alcohólicas o encontrar pistolas o cuchillos, podría traer duras consecuencias ya que esas violaciones son faltas graves.

Si el propietario del negocio es notificado por una falta leve, tiene que asistir a una charla de prevención que se realiza cada martes a las 10:00 de la mañana en la sede del Ministerio de Interior y Policía.

Para que se ejecute el cierre de un negocio, este debe cometer tres faltas consideradas “leves”. No obstante, aquel encargado que permita que ingresen menores de edad o personas con arma blanca o de fuego, puede ser clausurado de manera inmediata.