Eddy Peña, Marisol Martínez, Diómedes Felipe Feliz, Vladimir Lantigua Baldera y Keiri Modesto son cinco casos de personas que han sido asesinadas y de los que las autoridades no han dado con los responsables.

En algunos de ellos la Policía no ha dado a conocer mucha información. Todos eran jóvenes entre 17 y 34 años.

Eddy Peña

El pasado lunes 24 de julio fue la última vez que vieron con vida al joven de 31 años, Eddy Peña, en el sector Gascue.

Su cuerpo apareció un día después baleado en unos matorrales de San Cristóbal mientras que su vehículo fue encontrado en las cercanías del vertedero de Rafey, en Santiago.

De este caso, uno de los que más llamó la atención de la sociedad dominicana durante este año, todavía no han apresado al principal sospechoso que, según la Policía Nacional, es Juan Carlos Zapata Mendoza, de la misma edad del occiso.

Zapata Mendoza habría asesinado anteriormente a dos personas más identificadas como Eduardo Antonio Rodríguez Peralta y a San San, este último haitiano.

Desde el asesinato han pasado alrededor de 70 días, sin ningún dato sobre el paradero del sospechoso. A lo que la familia se siente desesperada porque se resuelva el caso.

“Estamos confiados en el papel de la Policía para ya concluir con la captura de ese señor”, ha dicho su hermano Freddy Peña.

Marisol Martínez

La madrugada del 30 de junio fue asesinada Marisol Martínez, una mujer de 34 años que vivía en Villa Faro. Hasta ahora la Policía no ha apresado al principal sospechoso, su esposo Manuel Lachapelle Rodríguez, de 45 años.

La mujer fue encontrada muerta con múltiples puñaladas en la bañera de su casa.

Según los vecinos del barrio Ralma, de Santo Domingo Este, la pareja era considerada tranquila y casi no compartían con las personas del lugar.

Ella y su esposo solo tenían cuatro meses viviendo en el sector. Martínez era representante de un centro de llamadas en el país, porque hablaba fluidamente el idioma inglés.

El 2 de julio la Policía dijo que estaba investigando el caso, pero no hay nuevas informaciones. Se desconoce el paradero de su esposo.

Diómedes Felipe Féliz

El 30 de abril de este año fue asesinado de siete disparos el joven Diómedes Felipe Féliz, de 24 años, en Los Frailes, en Santo Domingo Este.

Esa noche aproximadamente a las 7:00, un hombre se desmontó de un vehículo, le disparó en repetidas ocasiones y según testigos después emprendió la huida.

Féliz residía en Brisas del Este y se dedicaba a vender empanadas.

Tras darse a conocer la información, la Policía Nacional dijo que estaban llevando a cabo las investigaciones de lugar, pero hasta ahora no se ha dado con el paradero del asesino y su cómplice.

Según versiones, Féliz fue ultimado a tiros porque supuestamente era un “infiltrado de la Policía”.

Vladimir Lantigua Baldera

A principios de agosto, en San Francisco de Macorís, provincia Duarte, fue asesinado Vladimir Lantigua Baldera, dirigente del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo).

El hecho ocurrió durante una huelga de 48 horas que se realizaba en el municipio.

Según informes del médico legista, el joven fue impactado con la bala de una escopeta de fabricación casera, un arma que no es utilizada por agentes policiales.

La Policía Nacional dijo que investigaron a varias personas y analizaron algunas evidencias recolectadas en la escena del crimen, pero hasta este momento no se ha apresado a nadie.

Keiri Modesto

Otro suceso que consternó a la sociedad dominicana fue el de Keiri Modesto, quien cumpliría 18 años el 9 de septiembre, y fue hallada la madrugada del jueves cuatro de mayo en un callejón del barrio María Auxiliadora.

Su cuerpo estaba destrozado, le habían lanzado una roca de 70 libras en su cabeza.

La joven que vivía en Sábana Perdida con sus padres era madre de un niño de un año y medio.

Los vecinos del lugar donde fue encontrado el cadáver relataron a LISTÍN DIARIO que la escena fue terrorífica y reclamaron justicia.

Hasta ahora se desconocen las circunstancias del hecho y la Policía no ha dado ningún tipo de declaraciones sobre el asesinato.