El cadáver de José Alberto Santana, quien había matado a dos de sus sobrios y a la esposa de uno de estos, supuestamente en conflicto por una herencia, fue desenterrado por desconocidos, quienes lo quemaron y se llevaron la cabeza.

La familia de José Alberto Santana no veló sus restos. Este le quitó la vida a sus sobrinos Juan Emmanuel Santana Minaya y a María Angélica Santana Minaya. También a la esposa de su sobrino María Nelly Olivo Severino, de 27 años, e intentó matar a su hermano José Antonio Santana Fernández, a quien le propinó una herida de bala.

En la comunidad de Sabana grande de Boyá, además del pesar por la tragedia, ahora hay tensión luego de la acción cometida contra el cadáver del homicida-suicida.

Los demás cadáveres fueron sepultados ayer en medio de pesar y dolor.