La entrada del huracán María a Puerto Rico es un hecho. Y hasta el momento ha cumplido con todas las predicciones de su devastadora fuerza.

La isla vecina está viviendo sus primeras horas de ciclón sin su radar meteorológico, que salió de servicio ante la entrada del fenómeno.

Y ante esas lluvias y fuertes ráfagas de viento sus ciudadanos están atemorizados.

Eunice Pérez, una dominicana residente en Carolina, Puerto Rico, cuenta que están sintiendo una fuerte brisa y que el agua ha comenzado a filtrarse a su casa.

“Esto se está acabando, se me está inundando la casa. ¡Dios mío!”, escribió Eunice a través de WhatsApp a sus familiares.

Eunice reside en un proyecto residencial, en casa de cemento de dos pisos. Le ha explicado a sus familiares que los arboles de su zona se han ido al piso, que su patio está literalmente desbaratado y que sus hijos, adolescentes, están asustados por la inclemencia del tiempo.

El huracán María entró a Puerto Rico de categoría 4 y se tiene previsto que llegue a República Dominicana durante la madrugada del jueves. Desde hoy se esperan sus efectos en todo el territorio nacional.