“La escalera para alcanzar el ideal se construye con los ladrillos de la realidad”, afirmó el empresario José Luis Corripio (Pepín) durante una jornada de conferencias a estudiantes de Comunicación Social en la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD).

Sobre el éxito, Pepín Corripio declaró que no existe una fórmula exacta para alcanzar el éxito monetario, pero entiende que lo más importante es hacer las cosas bien, aunque esto conlleve a recorrer un camino más lento y difícil para alcanzarlo.

En cuanto a los medios de comunicación, el empresario manifestó que todo el que decida ejercer esa carrera debe tener en cuenta que no se convertirá en un millonario.

“El periodista es como un misionero, todo aquel que lo ejerce debe hacerlo por vocación”, señaló Pepín ante decenas de estudiantes de Comunicación Social de las distintas universidades del país.

El empresario habló sobre las vicisitudes que padeció su padre cuando llegó al país en 1917, hace exactamente 100 años, durante la Primera Intervención Estadounidense en el país (1916-1924).

Además, ofreció detalles ejemplarizantes de cómo su familia debió someterse a gran disciplina en el gasto, y cómo él mismo debió trabajar con su padre y cumplir unos horarios rigurosos para poder salir adelante en la vida.

De igual manera, motivó en su charla a los jóvenes estudiantes a reflexionar que el éxito no tiene tiempo para esperar a nadie, que el futuro es el presente de cada día y otras frases motivadoras, originadas de su propia experiencia en el mundo de la producción de riquezas.

El empresario agregó, además, que hubo muchos vientos a su favor que “empujaron la barca”.

“Nunca se levante cuando no tenga sueño, levántese aún con sueño. Cuando esté cansado de trabajar, siga trabajando, eso le dará una inmensa ventaja sobre aquel que no se esfuerza ni persevera en su trabajo”, expresó Pepín Corripio al finalizar su exponencia en el auditorio de la UCSD.