SANTO DOMINGO (EFE).- Las lluvias continúan hoy afectando gran parte de la República Dominicana tras el paso del huracán Irma, que de momento no ha dejado víctimas en este país, y que prosigue este viernes su debilitamiento rumbo a Cuba y Florida (EE.UU.) y ya es un huracán de categoría 4.

Los efectos de Irma en el país han sido menores a los previstos, pero algunas zonas de las provincias de Santiago (norte), la segunda ciudad en importancia del país, así como de Puerto Plata, María Trinidad Sánchez y Samaná, en la costa noreste, presentan inundaciones de consideración y centenares de viviendas, de frágil construcción, han sido seriamente afectadas, según los reportes.

Las autoridades se mantienen aún en alerta ante el riesgo de que se produzcan inundaciones.

A causa del huracán, el mayor formado en la cuenca atlántica, más de 19.000 personas han sido evacuadas, informó el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que mantiene en alerta roja 19 provincias, en alerta amarilla a 10 y en verde a 3.

Unas 103 viviendas han quedado destruidas y otras 2.238 afectadas así como 17 comunidades incomunicadas.

Los efectos del huracán provocaron el colapso de un antiguo puente que unía a Ouanaminthe, en Haití, con la provincia dominicana de Dajabón (noroeste), por donde cruza el río Masacre.

Fuertes ráfagas de viento, acompañadas de lluvias, ocasionadas por el paso del huracán Irma tumbaron árboles, derribaron letreros y cables del tendido eléctrico y levantaron los tejados de viviendas en varias comunidades norteñas de República Dominicana.

El tránsito por las carreteras que comunican a Santiago con Puerto Plata, con Sosúa-Caberete, Río San Juan, Gaspar Hernández, Cabrera y con Nagua, fue interrumpido debido a la caída de árboles.

Estas provincias tratan hoy de volver a la normalidad, al igual que el resto del país, donde se han retomado las actividades laborales, que fueron suspendidas ayer.

Onamet descontinúa avisos de huracán

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) descontinuó los avisos por condiciones de huracán y tormentra tropical debido al alejamiento de Irma.

Informó, sin embargo, que los campos nubosos asociados a ese fenómeno continuarán incidiendo hoy de manera indirecta sobre el territorio nacional, generando aguaceros, tormentas eléctricas y ráfagas de viento, en menor intensidad y frecuencia que las pasadas horas.

También se registrarán mareas anormales y fuerte oleaje en todo el perímetro costero, por lo que las autoridades recomendaron a los operadores de embarcaciones permanecer en puerto.

Ante el paso del huracán, el Gobierno dominicano activó un plan para albergar hasta 900.000 personas, y puso en marcha los protocolos de seguridad y prevención en los complejos hoteleros, la mayoría situados en Punta Cana, Puerto Plata, Samaná y Santo Domingo.

Unos 7.500 turistas fueron trasladados de hoteles situados en el este o noreste del país, la zona más afectada por el huracán, a otros de Santo Domingo y Santiago como medida preventiva.

El paso del huracán también afectó al tráfico aéreo en varios aeropuertos internacionales del país ya que varias aerolíneas han tenido que cancelar y reprogramar sus vuelos.