Hipermercados Olé emitió un comunicado en el cual atribuyen el hecho ocurrido en la sucursal ubicada en la avenida Duarte a la contaminación del entorno en donde está el establecimiento, en la avenida Duarte.

La empresa agregó en su comunicado que alrededor del establecimiento comercial hay más de cinco mil comerciantes informales, que venden alimentos crudos y cocidos sin ningún de control, y que esa conducta aumenta la contaminación en el área. “Esta conducta tiene un fuerte impacto sobre toda la comunidad que debe asumir un mayor riesgo de contaminación por vectores, así como el costo de prevenirla”, indican en un espacio pagado publicado ayer.

“Lo ocurrido en la sucursal de la Duarte debe ser calificado como un hecho aislado, debido a las características particulares del entorno donde está ubicado el establecimiento”, dice la cadena de supermercados en su comunicado.

“Durante años, hemos invertido importantes recursos materiales, humanos y financieros para mantener la integridad e inocuidad de nuestros mercancías utilizando productos amigables a las personas y al medioambiente, en consonancia con los más exigentes estándares internacionales”, dice el espacio pagado publicado hoy.

La pasada semana el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidos (Pro Consumidor) cerró las puertas de la sucursal del supermercado porque algunos productos alimenticios contenían heces fecales de ratas. El organismo agregó que la materia fecal se encontraba en las góndolas del establecimiento.

ProConsumidor informó que en el supermercado había una plaga de ratones, las cuales se reproducían en las mismas góndolas, encima de los productos.