Llegó al país,  el primer barco científico que funciona con independencia energética 365 días al año, gracias a la energía solar y al hidrógeno como forma de propulsión.

La embarcación, que arribó por el puerto de Sans Souci, permanecerá hasta el 10 de septiembre, como parte de una expedición de cinco años y veinte paradas, para realizar estudios científicos que apoyen la preservación de los océanos y promuevan soluciones para combatir la contaminación por desechos plásticos.

A través del recorrido buscan “estudiar  la contaminación plástica, la caracterización micro plástica, los efectos eco toxicológicos de los desechos marinos y sus impactos en los distintos ecosistemas”, explicó Marco Simeoni, presidente de la Fundación Race for Water, nombre que también lleva el barco.

“Nuestra ambición es apoyar a la comunidad científica para comprender mejor los impactos de la contaminación plástica y encontrar soluciones adaptadas”, señaló Simeoni quien lidera el equipo internacional de alrededor de 15 personas del barco.

De su lado Etan Bucher, presidente de la Cámara Domínico Suiza de Comercio y Turismo (CCTDS) dijo que “hay que sensibilizar a los responsables de la toma de decisiones, al público en general y a las generaciones más jóvenes, de que esta tecnología innovadora es un ejemplo de que existen soluciones sostenibles para la conservación de los océanos”.

El buque, que llega al país gracias al apoyo de la embajada de Suiza y la Cámara Domínico Suiza de Comercio y Turismo (CCTDDS) servirá como una plataforma educativa, un laboratorio itinerante y una demostración de trabajo de innovaciones de tecnología limpia.

Race for Water formará parte de los ponentes principales de Think Innovation 2017, un evento que se celebrará el próximo 24 de agosto, con el objetivo de crear espacios de reflexión sobre el uso de nuevas tecnologías en la era digital y en el que, donde  expertos internacionales y nacionales abordarán el futuro de los residuos orgánicos.