CUANDO MENOS SIETE ESCUELAS PÚBLICAS DEL ÁREA RURAL HAN CERRADO POR FALTA DE ESTUDIANTES DOMINICANOS

Algunos barrios y comunidades de Monte Cristi están abrumadoramente arropados por ilegales haitianos, porque cada día los dominicanos, por muchas razones, nos estamos mudando de aquí y los vecinos de Haití, que emigran diariamente por la frontera de manera ilegal, están ocupando los espacios que estamos dejando nosotros”.

Esta manifestación de resignación de dominicanos en esta zona fronteriza la expuso a Listín Diario, Juan Ramón Monción Domínguez, portavoz de las organizaciones comunitarias de los sectores Salomón Jorge y El Fogonazo.

El líder comunitario dijo que en esos barrios viven, al menos, 3 mil personas y que el 57% es de origen haitiano que ha emigrado desde Haití en los últimos dos años.

Reporteros del Listín Diario hicieron un recorrido por barrios y parajes de Monte Cristi, entre ellos el sector de Salomón Jorge, y observaron que en la calle Proyecto, de un total de 60 habitaciones construidas de madera y zinc que se encuentran rentadas, 59 están ocupadas por haitianos y solo en una viven dos pescadores dominicanos, que se identificaron como  José de la Cruz y Juan Félix Forniel.

“Esas pensiones se las alquilan a haitianos personas que construyen este tipo de refugios; nosotros también vivimos aquí alquilados, somos los únicos dos dominicanos que nos encontramos en este vecindario; todos son haitianos, la mayoría ilegales”, dijo a Listín Diario, José de la Cruz.

Otras situaciones similares
El caso de los barrios Salomón Jorge y El Fogonazo no es aislado, pues es la misma situación que se presenta en otros parajes de la provincia, como Juliana, Jaramillo, Isabel de Torres, el Gómez, Madre, Loma Atravesada, Isabel y Hualterio.

El líder comunitario de Jaramillo y Juliana, Jorge Castro, lamentó que la mayoría de los dominicanos que nacieron en esas comunidades hayan emigrado a otros lugares y que haitianos sean  los que están ocupando esos vacíos dejados.

Castro, que aún sigue siendo el presidente de la Sociedad de Padres y Amigos de la clausurada escuela de Jaramillo y Juliana, que está cerrada desde hace seis años, comunicó que en esas dos localidades viven 80 familias, compuestas por cerca de 480 haitianos, la mayoría ilegales y que solo tres dominicanos viven allí.

Asimismo, expresó que la escuela de la comunidad fue cerrada por falta de alumnos criollos, aunque reconoció que en principio había profesores que impartían docencia a estudiantes de origen haitiano.

Igual situación, se ha presentado en El Gómez, Isabel y Madre, donde sus habitantes han emigrado a otros lugares, como la parte urbana de Monte Cristi, Santiago, Mao y otros lugares del país. Ahora solo viven haitianos en esos lugares.

Cierran escuelas por falta de alumnos de RD
Pero el caso de los barrios Salomón Jorge y El Fogonazo, en la zona urbana de Monte Cristi, no es aislado, porque en comunidades rurales la situación es peor. Se han cerrado escuelas por falta de alumnos dominicanos como es el de Jaramillo, Juliana, Isabela, Hualterio, El Gómez e Isabel de Torres.

El presidente de la Junta de Vecinos Haitianos, de Jaramillo y Juliana, y consejero de la Asociación Solidaria de Obreros Migrantes de la Línea Noroeste, Manés Joseph, proclamó a Listín Diario, que los  niños de origen haitiano no están recibiendo educación tras el cierre de la escuela luego que un compatriota suyo asesinó, para robarle, a un  dominicano, conocido en las comunidades como ‘Sijo’, muy respetado en la zona. “Él huyó a mi país, pero allá murió -declaró-, solo queremos la  reapertura de la escuela para que nuestros niños estudien”, insistió el líder haitiano, que afirma tener 32 años viviendo aquí.

Ministerio de Educación reacciona
La directora del Distrito Educativo 13-01 del Ministerio de Educación en Monte Cristi, Miguelina Toribio Liberato, aclaró que esos centros escolares no fueron cerrados en esta gestión.

La funcionaria manifestó que los dominicanos que vivían en esos lugares los abandonaron por falta de fuentes de trabajo y se mudaron a espacios de Monte Cristi, como el Barrio de los Maestros y a otros lugares, buscando mayores oportunidades de subsistencia.

En cuanto al cierre de escuelas por falta de alumnos dominicanos, manifestó que lo que ha ocurrido es que se han unificado los centros, más aún con la tanda extendida, porque en esas comunidades la matrícula era muy baja y había lugares con solo  cinco y seis estudiantes.

Isabel de Torres
Refiriéndose a la escuela de Isabel de Torres, reveló que se encuentra cerrada porque todo el mundo se mudó de ese lugar y quienes viven son algunos haitianos.

Toribio Liberato expresó que la escuela tiene mucho tiempo que se encuentra cerrada y que hasta las paredes están deterioradas.

Igualmente manifestó que la gente de Isabel de Torres vivía de la Agricultura de subsistencia y que como casi no llueve, los que habitaban esa localidad decidieron abandonarla y mudarse a otros lugares.

La directora del distrito escolar 13-01 de Monte Cristi, refirió que en Loma Atravesada hay un centro educativo, pero que la situación es difícil, porque en el año escolar 2016-2017, se registraron 15 estudiantes, pero que para el que se avecina 2017-2018, apenas se inscribieron ocho alumnos, 7 dominicanos y un haitiano porque la mayoría de la gente que allí vivía está emigrando.

Privilegios a niños haitianos
Toribio Liberato manifestó que, contrario a lo que ocurre con niños dominicanos, a los de origen haitiano los inscriben en las escuelas sin exigirles actas de nacimiento.

La funcionaria justificó esa medida, alegando que los padres y sus niños no tienen documentos, que el derecho a la educación es universal y, por tanto, no les puede ser negada.

Reconoció que hay muchos niños haitianos estudiando en centros educativos, y se les da igual derecho que a los dominicanos, a pesar de que la mayoría nació en Haití.

(+)
ADMITEN MEJOR VIDA AQUÍ QUE EN SU PAÍS

Wilfredo Macabón Fanfán, haitiano, presidente de la Junta de Vecinos de Jaramillo, indicó que la situación para los haitianos no es tan fácil aquí, pero señaló pese a este hecho viven una vida mejor que la que encaraban en Haití.

“Preferimos vivir en República Dominicana sin agua, sin luz, que nuestros niños no vayan a la escuela, con calles malas y no en Haití, allá se pasa mucha hambre”, analizó el dirigente comunitario, nativo de Cabo Haitiano, quien afirma tener 26 años viviendo en este lado dominicano. Sostuvo que en Haití no hay nada para nadie y que aquí, al menos, consiguen el dinero para comer.

Agregó que se está luchando para la reapertura de las escuelas cerradas en comunidades de mayoría haitiana, porque han nacido muchos niños que están y han pasado la edad escolar y no pueden hacerlo porque los centros están cerrados. Por su parte, el dirigente comunitario y evangelista de la iglesia evangélica Sembrando Amor y Esperanza, de Jaramillo y Juliana, Oscar Pierre, dice que el 99.6 % de los habitantes de esos lugares emigró desde Haití.