Los estadounidenses están sumamente expuestos a las armas de fuego, sean o no propietarios de ellas, revela un estudio del Pew Research Center publicado este jueves.

Al menos dos tercios de los estadounidenses vivieron en algún momento de su vida en una familia que poseía un arma y actualmente 42% se hallan en esa situación, según el documento.

Siempre según este estudio, cerca de siete de cada diez estadounidenses ya dispararon un arma, incluido el 55% de habitantes que carecen de ellas.

Tres de cada diez adultos que viven hoy en Estados Unidos –donde se estima que el número total de armas supera a la población– afirman tener un arma de fuego.

Entre quienes no las poseen, 36% se dicen dispuestos a adquirir una en el futuro y sólo un tercio lo descarta.

La autodefensa y el ocio (la caza y el tiro) son las razones principales esgrimidas para tener un arma

Pero la coexistencia entre armas y ciudadanos es naturalmente difícil: 44% de los estadounidenses dicen conocer a alguien que ha sido víctima de disparos, intencionales o accidentales.

Para 59% de los que no poseen armas, la violencia generada por ellas es un grave problema, pero esa opinión es compartida sólo por 33% de los tenedores de armas.

Unas 90 personas mueren cada día en Estados Unidos víctimas de disparos. Dos terceras partes de ellos son suicidas.