Los foráneos representan el 48 por ciento de los jugadores; Amed Rosario, la principal joya de la franquicia

Una amplia variedad de nacionalidades converge entre los más de 70 novatos que habitan en el complejo de los Mets de Nueva York, con diferentes costumbres y culturas, pero con un factor coincidente que cada día los motoriza e impulsa a convertirse en mejores jugadores con el objetivo de alcanzar la gran meta.

Desde que en el 2008, la franquicia dio apertura a su confortable hogar más de un centenar de firmas se han producido, de las cuales 25 han visto cumplir el sueño de actuar en Grandes Ligas, mientras que el sistema de Ligas Menores del club está repleto de talento de magníficas proyecciones.

En el terreno, los pasillos u otras áreas de la estructura es notorio observar a jugadores de Venezuela, México, Curazao, Colombia, Honduras, Haití, Nicaragua, Estados Unidos y por ende dominicanos, quienes se confunden en una mezcla de razas e idiomas, todos con el objetivo de brindar lo mejor de si ante los ojos de sus entrenadores.

Ellos, a su corta edad, han dejado atrás sus familiares y amigos en busca de sobrevivir en una batalla donde en muchos casos su propio “rooming”, es su principal rival en la disputa por un puesto o ser promovido de clasificación.

Sin quizás, los Mets representan la organización que más talento foráneo posee en sus instalaciones, hecho que convierte en más complejo el trabajo de formación y desarrollo por parte de los instructores, quienes tienen que lidiar con esa multiplicidad de culturas.

Muchos han logrado salir a flote como Wilmer Flores, José Quintana, Dilson Herrera entre otros, quienes desde diferentes lugares arribaron a la academia esperanzados en superar con éxito ese trampolín que es la Dominican Summer League, hecho que les ayudaría a crecer en el sistema de fincas de la franquicia.

Hay 34 foraneos en la Academia de los Mets
Un total de 34 de los 70 bisoños en el complejo de los Mets nacieron fuera del territorio dominicano, hecho que representa el 48 por ciento. Ellos se encuentran diseminados en dos equipos, uno dirigido por Manny Martínez y el otro por David Davalillo.

Los Mets representan una genuina combinación de talento y educación, con disciplina estrictas que cada novel debe cumplir, pues la entidad se preocupa en capacitar un paquete completo y bien terminado para que arriben con una magnífica formación al béisbol de Estados Unidos.

El amplio grupo se desarrolla bajo la supervisión de connotados instructores en las diferentes áreas, como lo representan los casos de Alberto Castillo, quien tuvo una docena de años de estadía de Grandes Ligas y su curriculum posee nueve coronas alcanzadas con las Aguilas en el béisbol dominicano. Manny Martínez, Rafael Roque, Davalillo, Liliam Castro, Rafael Fernández entre otros son los responsables de pulir bien el talento que con frecuencia se exporta hacia las fincas de la franquicia en Estados Unidos.

Con una cabeza experimentada como Rafael Landestoy, quien desde el 2009. Es el coordinador general, desde la Academia salen cada año al menos entre 10 y 15 peloteros directos para las sucursales de los Mets en Estados Unidos.

Rosario el más preciado tesoro
Uno de ellos, Amed Rosario paracorto dominicano y firmado en el 2012 con un bono de 1.75 millones, es actualmente el tesoro más preciado de la organización y a sus 21 años en cualquier momento estará ya “tomándose su café” a nivel de liga mayor.

Está desde ya considerado no solo el paracorto del futuro del club sino uno de sus grandes rostros. Su promedio de .339 (239-81), con seis jonrones, 13 dobletes, cuatro triples, 42 remolcadas y 11 robadas es el mejor termómetro de su brillante talento. Ya cuenta con dos años en el roster de 40.

De hecho, Rosario, quien cada día ve crecer su juego en todos los aspectos, encabeza la lista de los prospectos más cotizados de la organización y también uno de los primeros de los principales sites electrónicos de béisbol, los cuales llevan todos los pormenores de los novatos.

CONSTELACIÓN DE NOVATOS
Junto a él, entre los 30 Mets más mimados se encuentran, jugadores de gran versatilidad que dieron apertura a su desarrollo en la academia de 149,733.82 metros cuadrados. Entre ellos, Andres Gimenez ( Número 8 ); Wuilmer Becerra (11); Marcos Molina (13); Merandy González (14); Luis Carpio (15); Luis Guillorme (16); Gregory Guerrero (17); Ali Sánchez (19); Jhoan Ureña (20); Milton Ramos (21) Y José Medina (30) se encuentran ranqueados entre los principales bisoños del conjunto.

“Siempre nos esforzamos en producir el mejor talento posible y que nuestros muchachos estén llegando de manera paulatina al equipo grande”, expresó Landestoy, coordinador de la Academia.

Señaló que para los venideros años la presencia será enorme, pues fruto del trabajo que venimos realizando contamos con un muy buen talento a nivel de la Menores y garantizó que los frutos de la más reciente cosecha se observarán muy pronto”, sostuvo.

En lo referente a Rosario, los Mets no quieren apresurar su ascenso, aunque su desempeño con Las Vegas en Triple A están pone a pensar a los principales ejecutivos sobre un virtual ascenso.