Luego de las mal valoradas “Batman v Superman” y “Escuadrón Suicida”, de Zack Snyder y David Ayer, respectivamente, “Wonder Woman”, de Patty Jenkins, ha conseguido que el universo cinematográfico de la DC Comics levante la cabeza.

Esto porque la película que protagoniza Gal Gadot funciona como un todo, y contrario a otras que han explorado el origen de un personaje que ya ha ha presentado en una película previa, el de la princesa Diana, está bien llevado. Esto porque contrario a Marvel, DC ha empezado el camino a “La Liga de la Justicia” por presentar varios de sus integrantes antes que las individuales.

En la presente encontramos una joven Mujer Maravilla que tendrá que hacer un viaje hacia su iniciación, a la pérdida de la inocencia que ha vivido en Temiscira, la isla de las Amazonas.

En esta cinta encontramos a una Diana marcada por la inexperiencia y la ingenuidad propia de una chica joven que no es la mujer que se vio en “Batman v Superman”.

En ese sentido se valora la actuación de Gadot, capaz de reflejar primero ternura y luego coraje con la misma intensidad y en un proceso evolutivo coherente, lo que hace al personaje mucho más rico.

Jenkins, quien probó su buena mano en la galardonada “Monster”, por la que consigió el ”scar a Mejor actriz Charize Theron, pone por fin a un rol de cómic femenino a protagonizar un filme con dignidad, sin que se le pase la mano con feminismos empalagosos, sino que la coloca en el lugar que se merece. La cineasta ha logrado hacer con gracia las escenas de humor y con el tono justo las de acción, al tiempo que realiza una película entretenida que cuenta una historia redonda.