Los ánimos caldeados del juego del viernes entre los Orioles y los Medias Rojas volvieron a aparecer en el octavo inning de la victoria por 6-2 de Boston el domingo cuando el tercera base de Baltimore, Manny Machado, casi fue golpeado en la cabeza por un lanzamiento del relevista Matt Barnes.

“No estaba esperando nada, no”, dijo Machado acerca del pitcheo. “Creo que me deslicé bien (el viernes). Todo el mundo lo sabe. De aquel lado (el clubhouse de Boston), todos vieron la repetición. Esto es cosa de ellos. Sea lo que sea que haya pasado hoy, yo voy a seguir haciendo lo mío”.

Un fuerte deslizamiento de Machado el viernes obligó a Dustin Pedroia a salir del juego y perderse el resto de la serie.

“Yo jamás le tiraría intencionalmente a alguien en la cabeza”, dijo Barnes. “Esa es una línea que uno no cruza. Tiene todo el derecho a molestarse”.

Aunque Machado se quedó viendo al dugout de los Medias Rojas, Pedroia dejó claro inmediatamente después del pitcheo que nunca propuso algo así, diciéndole “Ese no soy yo” a Machado mientras Joe Kelly calentaba en lugar del expulsado Barnes.

“Así no es que se hacen esas cosas, hombre. Lo siento por él y su equipo. Si vas a proteger a la gente, hazlo de la forma correcta”, dijo Pedroia, quien también le envió un mensaje de texto a Machado el domingo.

“Definitivamente fue una situación que no se manejó bien. Él tuvo cero intención de lesionarme. Simplemente se deslizó mal. Sí, me lesionó. Pero así es el beisbol. Yo no estoy molesto con él. Me cae bien Manny Machado”. Pedroia también dijo que no cree que Barnes le haya lanzado a propósito a la cabeza de Machado. El manager de Boston, John Farrell, coincidió con eso.