Cuando Beyoncé anunció su embarazo el mundo se tornó en locura, no solo porque nuevamente la vieron feliz en esta etapa de maternidad, también porque vienen dos bebés en camino. Pero la cantante no ha controlado sus antojitos y aseguran que ya subió mucho de peso.
Un paparazzi la retrató en el momento en que subía a su automóvil, una vestida con un atuendo rojo entallado y trenzas en el pelo.
Su nueva apariencia que la dejó irreconocible y ha recibido varias críticas, tal y como le pasó a Janet Jackson cuando salió a la calle en los últimos meses de su embarazo, donde llegó a pesar más de 100 kilos.
No obstante, tiene a un séquito de inspectores de salud a su lado y parece que no hay nada de qué preocuparse, ya que son dos bendiciones y, por ende, el aumento de su masa corporal será significativo.