RUSIA CONSIDERA EL ATAQUE UN ACTO DE AGRESIÓN ILEGÍTIMO

Estados Unidos avisó ayer de que está dispuesto a ir más lejos en Siria tras lanzar su primer ataque contra el régimen de Bachar al Asad, un movimiento que desencadenó un durísimo cruce de acusaciones entre Rusia y las potencias occidentales en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

“Estados Unidos tomó anoche un paso muy calculado. Estamos preparados para hacer más, pero esperamos que no sea necesario”, aseguró la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

Su discurso cerró las intervenciones de los miembros del Consejo de Seguridad en una tensa sesión convocada de urgencia después del bombardeo ejecutado en la noche del jueves por fuerzas de EE.UU. contra una base aérea siria.

El ataque, la primera acción militar directa de EE.UU. contra el Gobierno de Damasco desde que empezó la guerra hace seis años, fue condenada por Rusia como un “acto de agresión ilegítimo”.

“Se trata de una flagrante violación de la ley internacional”, afirmó el representante ruso en la ONU, Vladimir Safronkov, que aseguró que el movimiento puede tener consecuencias “extremadamente graves” para la estabilidad internacional y “sólo puede facilitar el fortalecimiento del extremismo”.

Haley, mientras tanto, defendió que el bombardeo estaba “totalmente justificado” como respuesta al uso de armas químicas el martes contra la localidad del Jan Shijún, del que EE.UU. responsabiliza al Ejército sirio.

La diplomática fue el miércoles la primera responsable estadounidense en hablar de una posible acción unilateral tras ese ataque y hoy insistió en que Washington no podía ignorar el ataque químico. “Era el momento de decir basta. Pero no sólo decirlo. Era hora de actuar”, insistió la embajadora estadounidense, que consideró que los “crímenes contra la humanidad” de Bachar al Asad “ya no podían encontrarse con palabras vacías”.

Haley confió en que EE.UU. no emprenderá nuevas acciones militares y dijo esperar que lo sucedido en los últimos días permita avanzar a una “nueva fase” del proceso político en Siria, en la que el Gobierno y sus aliados se comprometan “seriamente” con las negociaciones.

Esa esperanza fue también la expresada por Francia y el Reino Unido, las otras dos potencias occidentales del Consejo de Seguridad, que respaldaron sin fisuras la decisión de Donald Trump.

TRUMP RECIBE RESPALDO BIPARTIDISTA TRAS ATAQUE
Legisladores republicanos y demócratas mostraron ayer su apoyo al ataque con misiles guiados ordenado anoche por el presidente de EE.UU., Donald Trump, en respuesta al supuesto ataque químico del gobierno sirio, pero pidieron abrir un debate sobre la necesidad de autorización para acciones militares en Siria. Tanto líderes republicanos como demócratas en el Senado se mostraron de acuerdo con el mensaje mandado con el lanzamiento anoche desde dos destructores estadounidenses de 59 misiles guiados Tomahawk contra una base aérea militar en la provincia de Homs, en la primera acción militar estadounidense directa en Siria.