Y Vakeró se ha dedicado a despotricar contra la prensa por el hecho de que un grupo de periodistas que acudió a una grabación para el programa Noche de Luz, se marcharon del parque La Lira, a donde fueron convocados, luego de que se les citara para las 5:00 de la tarde, y el exponente urbano se apareció a las 8:00 de la noche.
Luego de ello éste ha usado las redes  sociales para atacar a los periodistas que no le hicieron el coro, aunque algunos que parece no respetarse se quedaron, haciéndose selfie  con él  y dejándose poner de mojiganga.
Más que periodistas, se comportan como fanáticos.
Por eso resalto tanto a la joven comunicadora Kenny Valdez en su rol crítico y haciéndose respetar, como debe ser, porque así es que la gente verdaderamente se acredita en el medio.
¿Y es obligado estar en la grabación de un programa  con un artista?. Pero, también vale preguntar, ¿hasta dónde va a llegar el borreguismo?
Dicen que Vakeró se ha sentido frustrado porque los periodistas que acudieron a su presentación en el parque La Lira  se cansaron de esperarlo y se fueron, y que su actuación entonces  no fue reseñada. ¡Vaya usted a ver! ¡Hay que escribir hasta de la grabación de un programa de televisión!
De manera particular, no acudimos a ruedas de prensa en programas de televisión de esas que convocan algunos marchantes del medio.
Lo que no entendemos es el “quille” de Vakeró con la prensa, aunque algunos borregos lo merezcan.
Además, la gente en las redes sociales es la que ha estado atacando a Vakeró diciendo que quiso hacer una copia de la presentación sorpresa que hizo Romeo el pasado lunes en Baní, y que no le dio resultado.
Nos resistimos a creer que Vakeró pretenda compararse con Romeo….Eso sería mucho con demasiado.
Pero como ven, no estamos criticando sólo a Vakeró, sino también a los periodistas que se dejan humillar.
La celebración del Día del Periodista el 28 de febrero pasó sin pena ni gloria. Sólo una ofrenda floral se hizo.
Y hasta mejor que fuera así…
La crónica de arte cada vez desciende más en cuanto a categoría, prestigio, y respeto, debido a que ha sido invadida por una oleada de gente sin criterio, que no son capaces de emitir un juicio, ni de hacer una crítica con fundamento, porque prefieren practicar el borreguismo y el periodismo de notas de prensa y el arte de solo dar coba a los artistas.
Triste papel, el de aquellos que se contentan con ser “periodistas preservativos”.
¡Cogen con ellos un gustazo y los desechan!
Los artistas ni se contagian con nada, ni salen embarazados…
Un día de estos vamos a hacer una lista de los periodistas condones…¡No me provoquen!