Muy buena la jornada medioambientalista del Padre Rogelio, en su lucha a favor de la preservación de Loma Miranda. Se lo reconocemos.

Pero se ha descarrilado al pretender que en otro sitio, como es el caso de Valle Nuevo, en Constanza, se vaya a favor de los depredadores haciendo causa común con ellos en sus pretensiones de quedarse en el lugar.

Otro caso que nos resulta chocante es el del doctor Cruz Jiminián, a quien todos le reconocemos su gran labor social en favor de los desposeídos. Que se aparezca ahora pidiendo que no se regularice el transporte de personas en motocicletas, en momentos en que la delincuencia azota, y no respeta niveles ni rangos, tiene sus bemoles.

Estos héroes, se convierten de ese modo en anti-héroes, en una especie de Bug Bonny queriendo ocupar todas las posiciones, lo que evidencia y pone en claro, en el fondo, un afán de protagonismo inaudito.

Hasta ahí no deberían llegar, Magino…Hay personajes e historietas que no tienen siempre un “final feliz” por más masajes que les den.