Justo cuando le faltaba un mes para dar a luz a su único hijo, Mary Mateo se enteró que era positiva al virus del Sida. La noticia no sólo le derribó el mundo de ilusiones que había tejido junto a su familia, sino que le desató un temor enorme de que su hijo naciera infectado.

Luego de divagar por las calles de Santo Domingo; terminar su relación de pareja; padecer todo tipo de discriminación, incluso la familiar; aceptar el diagnóstico y buscar ayuda emocional, Mateo logró superar la negación de su condición y actualmente es consejera de personas que reciben ese mismo diagnóstico en el hospital Docente Padre Billini.

Para su suerte y tranquilidad, su hijo, que hoy tiene 15 años, fue sometido al protocolo establecido al momento de nacer y no se infectó del virus, de lo cual se convenció luego de más de año y medio sometiéndolo a chequeos rutinarios. Se separó de la pareja porque los conflictos desatados por el diagnóstico fueron insalvables, y no ha tenido más hijos.

Mateo contó a Listín Diario su historia, como forma de llevar un mensaje de superación, al conmemorarse hoy primero de marzo el Día Internacional de la Cero Discriminación, que incluye el lanzamiento de la campaña “Hazte Sentir”, de parte del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), conjuntamente con el Ministerio de Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud (SNS) y el Consejo Nacional para el VIH y el Sida (Conavihsida).

“El diagnóstico me lo dieron un día, a las 11:30 de la mañana, en ese momento sentí que el mundo se me fue encima. Pensaba en mi hijo, y no sabía qué hacer, porque en ese entonces no tenía los conocimientos que tengo hoy sobre el virus”, indicó.

Recuerda que salió a caminar, se sentó en un banco en la calle y volvió a su casa tarde en la noche, pero quedó callada, no dijo nada en ese momento. Luego de informar su condición, se mudó a casa de su madre, pero las cosas ya no eran igual, veía temor entre su familia, rechazo y el trato no era igual, por lo que buscó un lugar para ella y su hijo. Dice que en el mismo hospital donde la diagnosticaron la refirieron al servicio de consejería donde la pusieron en contacto con otra mujer embarazada que había recibido su mismo diagnóstico, como una manera de brindarse apoyo mutuamente.

De ahí se acercó a la Red Dominicana de Personas que Viven con VIH (Redovih) y tras la división de la entidad pasó a formar parte de Solsida, una nueva entidad. Allí aprendió a ver la vida de otra manera, a enfrentar con la frente en alto cualquier comentario o señalamiento negativo; a echar de lado la discriminación y desde entonces se capacitó.

(+)
CAMPAÑA CONTRA DISCRIMINACIÓN
En el país, la campaña que busca un mundo libre de marginación, estigma y discriminación se desarrollará del 1 al 7 de marzo. Se procura que se haga tendencia en las redes sociales el tema de Cero discriminación en los servicios de salud.

El SNS informó que se sumó a la campaña e informó que impartió instrucciones para que en los Servicios Regionales de Salud y en los 183 hospitales de la Red Pública de Servicios se coloquen en sus redes sociales los mensajes ideados para esta campaña y que desde esos escenarios se impartan charlas con el tema de la “humanización”. A su vez, ONUSIDA está instando a la gente a hacerse sentir en torno a la cero discriminación, a hablar y prevenir que la discriminación sea un obstáculo en el camino hacia el logro de ambiciones, objetivos y sueños.