ROMÁN SE ENCUENTRA RECLUIDO EN LA CLÍNICA INSTITUTO MATERNO INFANTIL EN SANTIAGO

El Juez de Ejecución de la Pena del Distrito Judicial de Santiago, Rubén Darío de la Cruz Uceta, reenvió para el 15 de marzo, la audiencia en la que se discute una solicitud de prisión domiciliaria realizada por el empresario Adriano Román, quien cumple una pena de 20 años por intento de asesinato contra su exesposa, Miguelina Llaverías y contra Román tiene otra sentencia pendiente por atentar en contra del abogado Jordi Veras, representante legal de Llaverías.

El juez tomó la decisión a fin de solicitar al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), en Santiago, que legalice el informe médico realizado a mediados de 2016 por un equipo del Colegio Médico Dominicano (CMD).

Román se encuentra recluido desde el 7 de septiembre del año pasado en la clínica Instituto Materno Infantil de la ciudad de Santiago.

Según Jordi Veras, abogado de Miguelina Llaverías, el magistrado Cruz Cruceta actuó de acuerdo a lo que establece la ley.

En ese contexto, manifestó que sin una certificación legal del informe médico por parte del Inacif, el expediente de la parte solicitante no estaba completo.

No obstante, aclaró que rechaza de plano la petición que hacen los abogados del imputado de que se le otorgue prisión domiciliaria.

Pero advirtió que el aplazamiento se corresponde, porque ningún juez conoce un caso con un expediente inconcluso.

Veras aclaró que subió al estrado a defender a su cliente Miguelina Llaverías y no el suyo propio, alegando que el recluso Román tiene otro caso pendiente con él en los tribunales donde lo acusa de ordenar un atentado en su contra, en junio del 2010.

Recientemente el empresario se casó con Primavera Guzmán, que es su secretaria particular desde hace al menos cuatro décadas.

Román, quien tiene más de 80 años, fue conducido al tribunal en una silla de ruedas.

En el 2005, de acuerdo a la Policía y el Ministerio Público, el empresario supuestamente contrató a sicarios para que mataran a su ex esposa, quien resultó gravemente herida, pero sobrevivió.

Además, ordenó el asesinato de Jordi Veras, quien resultó con graves lesiones y perdió un ojo, de acuerdo al expediente del Ministerio Público.