El mánager de la Familia André fallece a los 70 años de edad, tiempo en el que se destacó como miembro activo del Círculo de Locutores Dominicanos y representante de la disquera Kubaney

La presidenta del Círculo de Locutores Dominicanos, Ana Daisy Guerrero, lamentó la muerte del locutor y promotor artístico Luis Lizardo Pichardo “Güicho”, la mañana de ayer en el Centro Oncológico Heriberto Peter.

Güicho, como era conocido en el ámbito locutoril, murió a la edad de 70 años, perdiendo la batalla que libraba contra un cáncer de colon.

“Despertar con la noticia del fallecimiento de Güicho, donde hoy apenas se cumplen seis días del asesinato de los locutores Leo Martínez y Luis Manuel Medina, representa para el Círculo de Locutores Dominicanos, un golpe más, donde jamás palabras pudieran calmar el dolor que sentimos” expresó Ana Daisy Guerrero.

Pichardo fue un locutor de la época de los 70, miembro activo del Círculo de Locutores Dominicanos, representante de la disquera Kubaney, de Mateo San Martín y mánager de la agrupación La Familia André.

Los restos de Pichardo fueron expuestos en la tarde de ayer en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, del Distrito Nacional. “Gu¨icho, en el Círculo de Locutores Dominicanos te recordaremos con todas las bondades que te caracterizaban, fuiste un luchador. Hoy nuestros corazones se sienten afligidos con tu partida”, manifestó Guerrero.

Otros amigos como Luis Medrano, Amable Valenzuela, Juan José Travieso, Andrés Mesa Martínez y decenas de personas públicas lamentaron la noticia.

Por suy parte, Alexander Guzmán Vásquez la escribió en su muro de Facebook: “Tu partida me toca el corazón, mis condolencias a toda su familia y amigos, siempre te recordare Gu¨icho tú fuiste la persona que sin conocerme ni haber hablado nunca antes conmigo, me recibió en República Dominicana como a un familiar, me mostraste tu cuidad, me diste la mano y te convertiste en amigo en la distancia; a pesar del tiempo y los años siempre estuviste en contacto, siempre alegre, amable y servicial. Dios te tenga en su santa gloria. De ti aprendí ese ejemplo de ayudar a quienes llegan, a quienes lo necesitan o están surgiendo; siempre valoré mucho la ayuda que me brindaste, te lo dije en vida pero ahora solo es un sencillo homenaje.

Paz en tu tumba”.