Jeff Lytle, de 42 años de edad y de Washington, estaba planeando el asesinato de su esposa Rhoda y también el de su hija de 4 años, esto para poder cobrar un seguro de vida que pudiera alcanzar 1.5 millones de dólares… pero cometió un pequeño error.

Creyendo que le escribía a un tipo supuestamente llamado “Shayne”, le dijo que si mataba a su esposa podría cobrar un seguro de un millón de dólares; pero si mataba también a su hija de 4 años, el seguro pagaría 1.5 millones, suma que “compartiría” con el asesino.

De lo que no se dio cuenta Jeff es que se había equivocado de número y el tétrico mensaje no se lo envió al asesino, sino a un exempleado, quien lo denunció a la policía.

Este es el mensaje que le envió Jeff: “Hey Shayne, ¿cómo te va? ¿Recuerdas que dijiste que podrías ayudarme a matar a mi esposa? Voy a tomar tu oferta. El seguro de vida vale 1 millón y si quieres un bonus puedes matar a mi hija de cuatro años. Su seguro de vida es de 500 mil.”

“Si puedes hacer que parezca un robo que terminó mal, o que sea un accidente. Ella trabaja en Walmart y sale a las 11:00. Voy a dividir todo el seguro 50/50.”

Afortunadamente fue el exempleado que recibió este mensaje y de inmediato avisó a la policía, y así evitó el doble asesinato.

La policía acudió al domicilio de este hombre y lo arrestó, acusado de hacer una solicitud criminal para realizar un homicidio en primer grado, además de violencia doméstica. El detenido fue presentado ante la corte de Snohomish, donde el juez fijó una fianza de un millón de dólares o al menos 5 años en prisión.

Madre e hija jugando en la nieve

La esposa e hija de Jeff