El gobierno de Venezuela sacó del aire a la cadena de noticias CNN en Español, la principal de América Latina, tras acusarla de hacer “propaganda de guerra” en su contra.
La estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ordenó “como medida preventiva la suspensión y salida inmediata de las transmisiones del Canal de Noticas CNN en Español en el territorio nacional”, según un comunicado oficial.
Todas las operadoras de cable, como DirecTV, Intercable, Supercable, Net Uno y Movistar, ya no transmitían la señal; en tanto que CNN Internacional se mantenía al aire.
La canciller Delcy Rodríguez había advertido, en rueda de prensa la mañana de este miércoles, que el gobierno tomaría acciones contra CNN, tras acusarla de iniciar “una operación de propaganda de guerra montada absolutamente en falsedades”.
Rodríguez se refirió concretamente al reportaje difundido el pasado 6 de febrero por CNN en Español sobre una presunta venta de visas y pasaportes venezolanos en la embajada del país sudamericano en Irak.
“CNN defiende el trabajo periodístico de nuestra cadena y también nuestro compromiso con la verdad y la transparencia”, afirmó la cadena de noticias en un comunicado.
En su reportaje sobre la embajada venezolana en Irak, CNN mencionó como uno de los supuestos responsables al vicepresidente venezolano Tareck El Aissami, a quien el pasado lunes Estados Unidos impuso sanciones por acusaciones de narcotráfico.
El gobierno consideró como una “infame agresión” las sanciones contra el El Aissmi, y parte de un plan para desestabilizarlo y propiciar, según la canciller, “una intervención internacional” en Venezuela, con la ayuda “mediática” de CNN.
El presidente Nicolás Maduro entregó dos notas de protesta y exigió el martes al gobierno estadounidense que se retractara y ofreciera disculpas públicas a El Aissami, quien se define como un chavista radical.
Tras la difusión del reportaje, Maduro había advertido el pasado domingo, en su programa semanal de televisión: “Yo quiero a CNN bien lejos de aquí. Yo quiero a CNN fuera de Venezuela, ¡fuera!”, expresó.

 

En su comunicado, Conatel afirmó que las transmisiones de esa cadena crean un “clima de intolerancia”, “distorsionan la verdad” e incitan a “agresiones externas contra la soberanía”, además de que “atentan contra la paz y la estabilidad” del país.