Chileno en medio de incendiosDerechos de autor de la imagenAFP
Image caption“Tiene este Chile florido algo de Sísifo”, dijo alguna vez Ortega y Gasset.

A medida que salía de la región del Maule, azotada esta semana por los insaciables incendios forestales de Chile, me fui involucrando en la historia que vine a contar.

Cada vez que pasaba por un bosque donde veía camiones de bomberos estacionados, sonaba la bocina del auto y gritaba, puño en alto, “¡arriba Chile, weón!“.

Y perdonen el chileno.

Es que esa fuerza, ese aguante, esa resiliencia con que los chilenos enfrentan catástrofes como esta es contagiosa, inspiradora.

No conocí un bombero frustrado, un ciudadano de mal genio o un damnificado sin esperanza.

El entusiasmo y la solidaridad, por el contrario, fue lo que percibí en los risueños rostros de la gente en las zonas que visité: O’Higgins, el Maule y Bío Bío, las más afectadas del país.

Damnificados chilenosDerechos de autor de la imagenAFP/MARTIN BERNETTI
Image captionHay familias damnificadas que ya están trabajando en la reconstrucción de sus casas
Pocos bomberos chilenos la pasan mal. Andan entre un chiste y el otro. Seriedad solo durante el combate en el bosque.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionPocos bomberos chilenos la pasan mal. Andan entre un chiste y el otro. Seriedad solo durante el combate en el bosque.

Los números de un acontecer infausto

En la tarde del jueves, las autoridades registraban 123 incendios activos y 62 de ellos en combate.

De los cerca de 4.000 damnificados, 140 familias habían perdido su casa hace 7 años, en uno de los peores terremotos en una larga historia de catástrofes naturales que lidera récords mundiales.

Desde la independencia en 1810, Chile ha sufrido 97 terremotos de una magnitud superior a 7, según un informe del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID), un organismo público-privado que asesora al gobierno.

En los últimos 200 años, reporta el CNID, Chile sufrió 19 inundaciones, 10 incendios mayores, 9 erupciones volcánicas, 4 remociones de tierra y 2 sequías.

Durante la Colonia, revelan cientos de crónicas de indias sobre “áreas de destrucción y sacudimiento”, la historia no fue muy diferente.

Ahora habrá que incluir en la lista los incendios que llevan casi 600.000 hectáreas quemadas y cerca de 2.000 casas en ruinas.

Así como la sequía de 8 años, uno de los alentadores del fuego que no da tregua.

El ambiente en los albergues, aunque no festivo, tampoco fúnebre. Hay conciertos, reuniones, juegos para los niños.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl ambiente en los albergues, aunque no festivo, tampoco fúnebre. Hay conciertos, reuniones, juegos para los niños.
La red de solidaridad que ha generado los incendios es masiva. De sur a norte, en carro o a dedo, chilenos han llegado a esta zona a ayudar de una u otra forma.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa red de solidaridad que ha generado los incendios es masiva. De sur a norte, en carro o a dedo, chilenos han llegado a esta zona a ayudar de una u otra forma.

Los efectos culturales

El mito de Sísifo –el griego condenado a tener que cargar hasta la cima de una montaña una piedra que antes de llegar caía, teniendo que repetir la hazaña enésimas veces– ha sido relacionado con Chile por grandes pensadores.

Tiene este Chile florido algo de Sísifo, ya que como él, parece condenado a que se le venga abajo cien veces, lo que con su esfuerzo, cien veces elevó”, dijo el filósofo español José Ortega y Gasset en una conferencia en el parlamento chileno en 1928.

Es el caso de Alberto Valenzuela, un jubilado de 75 años con el que hablé en el totalmente arrasado pueblo de Santa Olga, quien dos días después del desastre ya tenía plan y materiales para reconstruir su casa en este mismo terreno vulnerable.

“Esta es mi casa. Ya no está, se quemó, pero es mi casa“, me dijo.

Algunos expertos niegan que los chilenos sean particularmente resilientes, pues argumentan que si otro pueblo sufriera tantos desastres también tendría que responder con ánimo, valentía, soluciones.

Militares y aviso en ChileDerechos de autor de la imagenAFP/MARTIN BERNETTI
Image captionAvisos del orden de “fuerza Chile” se ven en cada albergue, cada carro, cada camisa.

Otros científicos sociales, sin embargo, coinciden con Ortega y Gasset.

“El hombre americano y chileno se ha definido como esencialmente telúrico”, escribió el premiado historiador chileno Rolando Mellafe en su obra “El acontecer infausto en el carácter chileno“, de 1981.

“Pero lo telúrico –continúa– no es un simple amor a la tierra, ni una simple afinidad con lo natural. El acontecer infausto tiraniza este dialogo, obliga a toda una sociedad a enfrentarse, a través de su yo con los estratos más profundos de su existencia espiritual, con el alba de su psiquis”.

Esa consecuencia psicológica es lo que yo creo haber percibido en la cariñosa gente del centro-sur del país, me dijo el historiador de la Universidad de Chile Gonzalo Peralta.

Pero si bien las catástrofes tienen ese efecto positivo de optimismo, me explicó, “también tienen un desenlace negativo“.

Una personalidad cortoplacista, una incapacidad de planificar, de proyectar a futuro, de ser muy aficionado a los golpes de fortuna, a los juegos de azar“, dijo.

Bombero chilenaDerechos de autor de la imagenAFP
Image caption“¿Y acaso nos vamos a echar a llorar?”, dicen cuando se les pregunta por qué son tan resilientes.

No en vano una de las primeras cosas que se imprimieron en Chile fueron los naipes, acotó.

Ni que a mí me impresionara tanto que, en medio de la emergencia que vive la zona, en la plaza de Constitución el domingo en la noche hubiese cientos de personas jugando futbolín, ajedrez, dardos y otros juegos de feria.

El juego de azar, pese a la prohibición durante el régimen militar de los 70 y 80, es legal y muy popular en Chile, país líder en esta industria en la región.

Eso también explica, me dijo Peralta, que Constitución reciba esta nueva emergencia cuando las renovaciones que se plantearon tras el maremoto de 2010 no se hayan terminado o, en algunos casos, empezado.

“Dios nos pone pruebas”

Pero la resiliencia de los chilenos, y sobre todo en esta región del país, también tiene que ver con que el proceso de evangelización –y hoy la influencia de la Iglesia católica– haya sido tan fuerte en este valle al sur de Santiago y al norte del río Bío Bío.

Que los españoles no hubiesen logrado colonizar a los (indígenas) mapuches, que están al sur del río (Bío Bío), hizo que entre la conquista y la independencia hubiera habido 300 años de un próspero régimen colonial en la zona“.

Poco más de 1.000 personas debieron recibir alojamiento por los incendios. Casi ninguna deja de asistir a las misas que se improvisan en cada una de las escuelas, gimnasios y, en Cerro Navia, el casino que los albergan.

Misa en albergue en ChileDerechos de autor de la imagenBBC MUNDO
Image captionEn casi todos los albergues hay misa, a veces más de una vez al día.

“Ya vas a ver que las casas que construyamos van a ser mucho mejores que de las que había antes”, me dijo Paulo Cruz, director hace décadas del departamento de emergencias de la Municipalidad de Constitución.

Le llaman Don Paulo, Paolín, Paulucho, Paolito. Es el carismático y cojo rescatista que resuelve los problemas de los afectados en esta ciudad tantas veces lacerada.

No es que seamos malditos“, aseveró. “Es que Dios nos pone pruebas; pero Dios no nos pone pruebas que no podamos resolver”.

Su coraje, más allá de la cuestión religiosa, es invencible.

Cuando salí de la zona, me crucé un camión de bomberos en la carretera, que decidí escoltar en busca de que los autos no le estorbaran el camino.

Duré 200 kilómetros detrás de su bandera de Chile colgada de la autobomba.

Cuando salieron de la autopista hacia el incendio, volví a sonar la bocina del auto.

Y grité en chileno una vez más.

Bomberos chilenosDerechos de autor de la imagenBBC MUNDO
Image captionNuestro corresponsal echó una mano: escoltó a un camión de bomberos por 200 kilómetros.

Temas relacionados