Un estadounidense de 30 años, residente en Idaho, sufrió quemaduras de segundo grado y la pérdida de siete dientes por la explosión en la boca de un cigarrillo electrónico.

Ha sido el propio afectado, Andrew Hall, quien publicó las fotos del incidente en su Facebook, con el siguiente mensaje: “He usado este aparato casi un año y les aseguro que no hice nada que no se supone que haya que hacer con él (la batería estaba bien y seguí los pasos que me dieron en la tienda), pero aún así me explotó en la cara. Perdí siete dientes y tengo quemaduras de segundo grado desde las mejillas hasta el cuello”.

Mira más imágenes en The Sun.


Andrew Hall, mostró en Facebook cómo quedó tras el incidente.

The vape machine is torn to shreds by the sheer force of the explosion
Un cigarrillo electrónico le explotó en la boca.