ROMA.- Tres fuertes terremotos sacudieron este miércoles el centro de Italia.

El primero ocurrió en la región de Visso, cerca de Amatrice, y dejó dos heridos y ocasionó varios derrumbes.

Los dos últimos ocurrieron esta madrugada y tuvieron magnitudes de 4,6 y 5,9.

Los tres seísmos causaron al menos dos heridos, dos meses después del que provocó la muerte a 297 personas también en el centro del país, despertando así de nuevo el miedo y temor en la gente.

Además, de estos terremotos, en esta zona de fuerte actividad sísmica se están produciendo continuas réplicas, como ya ocurrió el pasado 24 de agosto, cuando un terremoto de magnitud 6 causó la muerte a 297 personas.

El primer seísmo se produjo a las 19:11 horas locales (17:11 GMT) del miércoles en una zona próxima a Castelsantangelo sul Nera, un municipio de unos 300 habitantes, ubicado en la provincia de Macerata, en la Región de las Marcas, según confirmó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia.

Posteriormente se produjeron dos temblores, un primero de magnitud 3,4 en la zona de Perugia y un segundo, de 5,9, a las 21.18 (19.18 GMT) a pocos kilómetros de la zona de Ussita, también en Macerata, entre las localidades de Visso y Castelsantangelo sul Nera.

El jefe del departamento de Protección Civil Fabrizio Curcio afirmó que “al momento resultan dos personas heridas” aunque matizó que todavía se realizan las labores de comprobación necesarias.

Las mismas fuentes han asegurado que por el momento no hay víctimas en ninguna de las zonas afectadas por el terremoto.

En esta ocasión, las localidades más afectadas son Ussita, Visso y Castelsantangelo sul Nera, aunque la magnitud de los daños no podrá ser cuantificada con exactitud hasta los próximos días.

Los esfuerzos en estos momentos de Protección Civil se concentran en asegurar las zonas libres de riesgos para ubicar a las personas evacuadas y controlar la peligrosidad del terreno y para determinar qué zonas se pueden frecuentar y cuáles no.

“Han caído varias casas”

El alcalde de Ussita, Giuliano Rinaldi, lamentó en declaraciones a la televisión privada Sky que los derrumbes como consecuencia del nuevo temblor han sido notables. “Han caído varias casas”, dijo al tiempo que señaló que “también ha caído la fachada de la iglesia”.

El jefe del departamento de Protección Civil, Fabrizio Curcio, explicó que precisamente Visso, donde se han producido dos heridos, y Castelsantangelo sul Nera son los dos municipios que más daños han sufrido en esta ocasión.

El terremoto ha sido más leve que el del pasado 24 de agosto, pero ha provocado daños en algunas construcciones de Visso, según se ha podido apreciar de las imágenes que han grabado los habitantes de la zona.

También se han producido daños en Norcia, donde la Iglesia de Santa Maria delle Grazie ha padecido derrumbes en su fachada, y en la localidad de Amatrice, golpeada con dureza el pasado 24 de agosto. En este municipio, los nuevos desplomes se han producido en construcciones que ya estaban perjudicadas, confirmó su alcalde, Sergio Pirozzi.

También la carretera Salaria ha sido cerrada al tráfico como consecuencia del seísmo a la altura del municipio de Arquata del Tronto.

Vuelve el miedo

El miedo se ha vuelto a sentir en el centro del país, donde la gente ha revivido el drama del pasado 24 de agosto, cuando fallecieron 297 personas como consecuencia de un terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter.

“Esto es el caos, la gente grita”, dijo a los medios el vicealcalde de Arquata del Tronto, Michele Franchi.”No sé nada por ahora, no sé si hay daños, estamos realizando las comprobaciones necesarias, pero la situación psicológica de la gente es trágica”, agregó.

Michele Franchi, vicealcalde de la localidad de Arquata del Tronto, otra de las más afectadas en el terremoto del 24 de agosto pasado, confirmó a la televisión que seguramente en su localidad haya habido nuevos desplomes.

“El miedo es mucho… esta noche no dormiremos”, se lamentó. Sostuvo que por el momento es complicado confirmar la magnitud de los daños, dado que la ausencia de luz imposibilita las labores de comprobación.

Mensaje de Renzi

Por su parte, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha querido agradecer la labor que están desarrollando los equipos de Protección Civil en la zona con un mensaje en la red social de Twitter.

“Quiero agradecer a quien está trabajando bajo el agua en las áreas afectadas por el terremoto. Toda Italia abraza con fuerza la población golpeada de nuevo”, ha escrito.

Se ha referido así a las pésimas condiciones meteorológicas que están impidiendo a Protección Civil actuar con mayor celeridad.

Evacuados piden a Renzi rapidez

Cientos de personas que se disponen esta noche a dormir fuera de sus casas, después de ser evacuadas, piden al Gobierno de Matteo Renzi que no les deje durante días en tiendas de campañas temporales.

Los habitantes de las zonas afectadas de la Región de las Marcas han sido trasladados por los equipos de Protección Civil a albergues y centros temporales instalados para permitirles pasar la noche.

Muchos también permanecerán durante las próximas horas en tiendas de campaña o en sus vehículos, lejos de las zonas de riesgo.

Los esfuerzos iniciales de Protección Civil se han centrado en evacuar y atender a las personas afectadas, mientras que ya a partir de mañana jueves comenzarán las labores para cuantificar la magnitud de los daños.

Sin embargo, entre los damnificados una de las preocupaciones más compartidas es la de qué ocurrirá en los próximos meses, cuando deban soportar temperaturas muy bajas, tal y como comentaron algunos evacuados a los medios locales.

Por ello, entre las peticiones que más se repiten se encuentra la de que el Gobierno del primer ministro Matteo Renzi ponga en marcha una solución con celeridad que les permita afrontar el frío invierno hasta que puedan volver a sus casas.

El pasado 24 de agosto, cuando un terremoto de 6 grados golpeó con fuerza las localidades de Amatrice, Accumoli y Arquata del Tronto, miles de personas se vieron obligadas a permanecer en campamentos temporales a la espera de ser reubicadas hasta que sus municipios fuesen reconstruidos y pudieran volver a sus hogares.

jt/am