Tokio, JAPON, (EFE).- La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) lanzó hoy un nuevo mini cohete de bajo coste, considerado el más pequeño del mundo capaz de poner en órbita un satélite, pero tuvo que abortar la operación por motivos técnicos.

El lanzamiento del cohete de 52 centímetros de diámetro y menos de 10 metros de altura se produjo a las 8.33 hora local (11.33 GMT del sábado) desde el Centro Espacial de Uchinoura, en la prefectura de Kagoshima (suroeste), pero minutos después se decidió no activar la segunda etapa del vuelo al no recibir información de la aeronave.

El cohete de tres etapas, que llevaba consigo un mini satélite de observación de la superficie terrestre, es una versión mejorada del modelo de dos etapas SS-520 de la JAXA, y su lanzamiento cuesta la décima parte que uno convencional.

La producción y coste de lanzamiento de este nuevo vehículo, un proyecto liderado por JAXA pero en el que se han implicado empresas privadas como Canon, se estima en alrededor de 500 millones de yenes  (4,3 millones de dólares/ 4 millones de euros), según la agencia Kyodo.

Con un tamaño cinco veces menor que uno convencional, el cohete está diseñado para poner en órbita satélites de hasta 4 kilogramos a una altitud de hasta 2.000 kilómetros.

La agencia espacial nipona tenía previsto realizar un primer lanzamiento el pasado miércoles pero entonces tuvo que ser pospuesto por cuestiones climatológicas.